ElEstanque.com - Primer portal en castellano sobre estanques
Indice de temas
flecha Artículos
flecha Construcción
flecha Filtración
flecha El agua
flecha Plantas
flecha Mantenimiento
flecha Equipo y accesorios
flecha Foro de discusión
flecha Conversiones
flecha Galería de fotos
flecha Otros sitios web
flecha Ferias y eventos
flecha Medio ambiente
flecha Escríbenos
flecha Servicios
flecha Inicio
Peces del estanque
flecha Introducción
flecha Aspectos generales
flecha Variedades
flecha Enfermedades
flecha Reproducción
flecha Nutrición
flecha Otros habitantes

[ Introducción general al medio ambiente y ecología ]

  

de Pablo J. Saubot (pjs79ar) Rosario, Argentina


 

[ Índice Parte 6 ]

 

Ecosistemas de pradera

Ecosistemas costeros

 


[ PARTE 6 ]

 

CONOZCAMOS ALGUNOS BIOMAS Y SU FUNCIONAMIENTO

 

Ecosistemas de pradera

Antes de que el hombre comenzara a “domesticar” las praderas a lo largo y ancho del planeta, cubrían cerca del 42% de la superficie continental del planeta. Lamentablemente hoy es tan solo aproximadamente el 12%. ¿Es peligra esta disminución de las praderas a nivel mundial? SI, dado que son mucho más que zonas donde crecen los pastos, algunos arbustos y animales. Representan el 19% de todos los núcleos de diversidad de plantas, el 11% de endemismos de aves y el 29% de las ecoregiones dignas de destacar por su biodiversidad. Las praderas son importantes fuentes de alimento y ésta es una de las principales causas de su degradación por la mano del hombre. Actualmente, el ser humano está degradando las praderas por sobrepastoreo de animales destinados a consumo (ejemplo las vacas) y por el continuo reemplazo de las praderas por los campos de cultivo.

 

Esta degradación causada por las actividades humanas o mejor dicho, por consecuencia de actividades hechas por los humanos produce cambios sustanciales en los ciclos biogeoquímicos en los ecosistemas de pradera.

 

Las praderas almacenan aproximadamente un tercio del carbono total de los ecosistemas terrestres. Pero a diferencia de otros ecosistemas, en las praderas el carbono se aloja en el suelo, el cual es absorbido por las raíces de la vegetación (mayoritariamente pastizales) que en conjunción con energía de alta calidad (energía solar), producen el proceso de fotosíntesis generando compuestos orgánicos, energía química almacenada en los enlaces químicos y libera oxígeno. Este proceso es diurno, durante la noche las plantas verdes (como otros organismos multicelulares) consumen oxígeno (respiración aeróbica) para oxidar la glucosa almacenada para sobrevivir y generan dióxido de carbono que es liberado al ambiente, el cual vuelve al suelo a través de las precipitaciones (cabe aclarar que las plantas verdes también utilizan carbono extrayéndolo del dióxido de carbono durante el día).

 

En estos ecosistemas existen distintos factores abióticos, los cuales son: la luz solar, el viento, la lluvia, el suelo y el incendio. No obstante a ello, la lluvia (precipitación) tiene participación en este ciclo en las praderas siendo un verdadero factor abiótico limitante (la precipitación regula el crecimiento de las plantas verdes al ellas necesitar de agua en los sustratos superficiales),  pero otro factor abiótico limitante es el incendio natural. El incendio natural (generalmente causado por rayos eléctricos) limita el crecimiento de las praderas, al quemar las plantas y pequeños arbustos evita que las praderas se conviertan en bosques. Pero además de esto, el incendio natural libera grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera por la quema o mejor dicho por la combustión de los vegetales. Éste dióxido de carbono regresa al suelo a través de la precipitación pero no siempre en el mismo lugar, el viento (otro factor abiótico) lo traslada de zona en zona.

 

Este ciclo, el del carbono, es afectado de sobremanera en las praderas por el ser humano. Al sobrecargar las praderas con animales de pastoreo como las vacas, se extrae plantas (pastizales mayoritariamente) que son necesarios para la conversión del carbono. Pero a su vez, en muchos sitios se está reemplazando el pastoreo (comer pasto) por confinamiento del ganado en parcelas reducidas y alimentándolas con alimentos balanceados. De esta manera, se está degradando la tierra aún más dado que se está compactando el suelo evitando que fluya de manera correcta el agua de las precipitaciones. Aquí, el hombre modifica otro de los ciclos biogeoquímicos, el ciclo hidrológico al no permitir la correcta irrigación del sustrato que sirve, entre otras cosas, para la distribución de las nutrientes del sustrato. Otra degradación producida por el sobrepastoreo es el calentamiento de los suelos. Al tener en poco espacio gran cantidad de animales de pastoreo, se reduce el tamaño de los pastizales dejando al suelo más en contado con los rayos solares provocando un calentamiento del sustrato.

 

El reemplazado de praderas por campos de cultivo no es menos degradador. En algunos aspectos lo es más. Resumidamente, las plantas de cultivo absorben las nutrientes necesarias del suelo, cuando se realizan ciclos continuo de cultivo sin rotar y esperar los tiempos naturales de renovación, la tierra deja de ser tan rica en nutrientes elementales; por tanto, el hombre agrega fertilizantes al suelo los cuales en su mayoría son contaminantes de las aguas de los ríos subterráneos.

 

Por las actividades del hombre, también se afecta el ciclo del nitrógeno, sobre todo cuando produce incendios con distintos fines (eliminación de graminea, por ejemplo) pero también con la sobre presión provocada por el excremento de los animales de pastoreo. En una pradera no interferida por el ser humano, los excrementos de los animales son rápidamente asimilados por los microorganismos que los renuevan en elementos solubles que son insertados en la tierra. En estos casos el fuego provoca la liberación del nitrógeno del excremento de los animales a la atmósfera (nitrógeno atmosférico) generando mayor presión al propio ciclo, detalladamente está explicado el ciclo del nitrógeno (al igual que los otros ciclos) en la parte 5.

 

Pero en las praderas no todo es pasto y arbustos. Existen cientos de especies que las habitan. Es más, las praderas son una parte muy importante de la biodiversidad del planeta. Pero como subsisten las especies en las praderas? Todas son herbívoras? No necesariamente. La cadena alimentaria de la pradera nos explicará mejor este punto.

 

Como vimos en la parte 4, la cadena alimentaria muestra dicho de manera simple: quien se come a quien. También comentamos que no son relaciones simples, todo lo contrario, distintos niveles tróficos intervienen formando una verdadera red de relaciones, denomina red alimentaria.

En los ecosistemas de padrea, dicha red alimentaria sería así:

Como vemos, al no existir un único productor no existen únicos niveles de consumidores primarios. Lo que si es general a todos los consumidores y productores son los detritívoros, que en el caso de las praderas es el más común es el hongo en sus tantas clases que posee. Cabe mencionar que el esquema presentado es sumamente simple, no se tuvieron en cuenta cientos de especies, a su vez, un existe una única red alimentaria dado que ésta depende de cada ecosistema.

 

En este esquema explicativo, notamos lo siguiente:

 

  • Tenemos los productores graminea (planta verde), el mantillo y finalmente el arbusto.

  • Una clase de consumidor primario son los microorganismos que se alimentan y viven del/en el mantillo.

  • La oruga es otro consumidor primario que se nutre de hojas de las plantas verdes y de los pequeños arbustos.

  • Los grillos son una clase de consumidor secundario, se alimentan de los microorganismos, de las plantas verdes y del mantillo.

  • El jilguero (pájaro típico de pradera argentina) es una clase de consumidor secundario que obtiene sus nutrientes al alimentarse de los grillos, microorganismos, oruga y otros insectos.

  • La liebre es un consumidor primario, se alimenta de las plantas verdes.

  • La rata de campo, es un consumidor primario cuando se alimenta de las plantas verdes (soja, maíz, etc.), también es un consumidor secundario cuando come insectos como la oruga. También es un consumidor terciario cuando se alimenta de pájaros heridos y/o libres heridas.

  • El chimango (un ave) se alimenta de animales, es consumidor secundario cuando se alimenta de liebres. Es consumidor de grado tres o cuatro cuando come ratas, la diferencia de grado se debe a que habría que analizar como se alimentó la rata (presa del chimango).

  • Lo mismo sucede con el zorro, su grado de consumidor varía de acuerdo a lo consumido por su presa (salvo la liebre que es grado dos con lo que en este caso el zorro es consumidor terciario o grado tres).

 

Estas especies que habitan el ecosistema de pradera experimentan diferentes formas de interacción (como vimos en la parte 5). Un ejemplo de interacción que podemos observar es la polinización de las abejas a las plantas florales. En este ejemplo la interacción entre la especie abeja y planta floral (ejemplo margarita silvestre) es de mutualismo, dado que ambas especies se benefician. La abeja se alimenta del néctar de la flor y en el proceso de recolección del polen fecunda las flores femeninas cuando se introduce en ellas.

 

Como vimos y detallamos en la parte 2, una población de un ecosistema (en este caso de pradera) puede presentar una respuesta cuando se enfrenta a un cambio ambiental. Ejemplo posible para este caso de estudio es la emigración de la especie. En las praderas argentinas hay una especie de pájaro llamada cardenal (pájaro blanco con cresta roja). Dicho pájaro se alimenta de pequeñas semillas e insectos, habita principalmente en las praderas de la provincia de Buenos Aires y La Pampa. Justamente, esas zonas son una de las más cotizadas por el hombre (por sus nutrientes) y son convertidas en campos de cultivo, al suceder esto el cardenal emigra a otras praderas limítrofes. En la actualidad, se lo está viendo en zonas bastante lejanas de su hábitat original.

 

Ecosistemas costeros

Se considera ecosistema costero a la franja que se expande desde la costa hasta 100km hacia el mar y 200 metros de profundidad. También es parte de este ecosistema los afluentes continentales (desembocaduras en el mar de lo ríos), deltas, bahías.

Dentro de estos ecosistemas se encuentran los famosos y hermosos arrecifes de coral, que solo representan el 0.25% del fondo marino mundial pero su mayor valor es la biodiversidad que ofrece: 93.000 especies conocidas. Las redes alimentarias que se forman allí son muy extensas, un muy simple esquema es el que presento en la parte superior donde el fitoplancton es el productor y uno de los mayores acumuladores de biomasa del mundo. El zooplancton herbívoro es consumidor primario (del fitoplancton), el plancton carnívoro es consumidor secundarios (del zooplancton), los peces menores (sardinas por ejemplo) son consumidores terciarios si se alimentan de plancton carnívoro y secundarios en el caso de alimentarse del zooplancton. Los peces mayores (atún, abadejo, etc.) son consumidores terciarios y de cuarto grado dependiendo de cómo se haya alimentado su presa: el pez menor.

 

Los ecosistemas costeros proveen el 95% del pescado y otros animales marinos consumidos por ser humano. A su vez, son la entrada al gran filtro marino de los líquidos y otros elementos conducidos por los ríos que desembocan en el.

Lamentablemente el hombre está alterando de manera negativa los ecosistemas costeros, está degradando el medio con la urbanización cada más sobre el mar, costas y afluentes. Las zonas más caras para vivir son sobre las costas. Esto está alternando la capacidad de renovación de los elementos en los ecosistemas costeros.

 

Pero no solo la urbanización costera afecta estos ecosistemas, todos los contaminantes que traen los ríos que desembocan en el mar contaminan el mar. ¿Qué tipos de contaminantes? Desde los biodegradables hasta los perennes como el plomo. Los fertilizantes utilizados en el campo, los detergentes sintéticos, combustibles, etc. llegan al mar desde el río, por precipitación y también por la irrigación de los suelos. Todos estos elementos sobrecargan la capacidad de renovación de elementos del mar afectando varios ciclos biogeoquímicos como el del carbono, dado que dichos insecticidas y elementos altamente contaminantes eliminan el zooplancton que acumula y renueva gran parte del carbono mundial.

 

Una manera que se está utilizando para ver que tan contaminado está un ecosistema costero, es la verificación mediante el control de salud de mejillones, dado que al nutrirse de la filtración del agua del mar, asimilan en sus tejidos los contaminantes.

 

El hombre también afecta los ecosistemas costeros con sus métodos de pesca masiva. Utilizando la técnica de arrastre, daña el fondo marítimo destruyendo el hábitat de distintas especies, dicha destrucción en algunos casos es reparada en cuestión de semanas, pero en otros casos, como en los corales y esponjas marinas, el daño tarda cientos de años en repararse.

 

Otro gran daño que produce el hombre con sus métodos de pesca es la introducción de especies no nativas en distintos ámbitos. En algunos casos la nueva especie del hábitat no posee depredador natural diezmando el ecosistema.

En otros casos, con la sobre pesca de distintas clases de peces provoca un desequilibrio en la fauna y flora marina dado que, por ejemplo, con sobre pescar calamares podrá aumentar la cantidad de plancton carnívoro disminuyendo la cantidad de fitoplancton herbívoro lo que afecta a otros organismos que se alimentan de fitoplancton, etc. Estos cambios, en los cuales el daño se ve a largo plazo, afecta otros puntos del ecosistema acuático, puntualmente en este ejemplo la explosión de algas, las cuales consumen oxígeno llegando a disminuir la concentración de O2 en el agua de las costas.

 

Dejando de lado por un momento la participación del hombre, la misma naturaleza a veces provoca daños a los ecosistemas costeros. Un factor abiótico, que además es limitante en estos ecosistemas, es la temperatura. Los cambios de temperatura de las costas provocan daños a distintas especies, por ejemplo a las que habitan los corales dado que con solo variaciones de 1C-2C se mueren (sus habitantes, el coral ya es un organismo muerto). Pero los cambios de temperatura que afectan a las costas, ¿no son “ayudados” por la mano del hombre? Posiblemente si, la liberación al ambiente de elementos atrapadores de calor como el dióxido de carbono como consecuencia de actividades el hombre está elevando la temperatura media del ambiente.

 

Por otro lado, como dije al principio de esta parte del escrito, en los arrecifes de corales anidan 93.000 especies conocidas, ¿Cómo viven tanta cantidad de especies en un mismo hábitat? Indudablemente la interacción de las especies que se produce ahí es impresionante. Tomemos como ejemplo la del pez damisela gris (dascyllus reticulatus) y el pez coral de hocico largo (forcipiger longirostris). El macho del pez damisela gris cuando está por tener cría limpia el coral muerto de algas para que la hembra pueda tener la cría, esas macro algas liberadas son un rico alimento del pez coral de hocico largo dado que se alimenta principalmente de las algas y microorganismos adheridos a las algas de los corales. A su vez, el pez coral de hocico largo cuando escarba los orificios del coral en busca de alimento, lo limpia de algas molestas para la reproducción del pez damisela gris. En este caso, la interacción es mutualismo dado que ambas especies se benefician mutuamente

 


Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 - Parte 6

 

Cualquier duda/pregunta sobre el escrito, o si requieres bibliografías para profundizar estos temas, te invitamos a que las formules en el foro de discusión

ElEstanque © 2002 Pablo J. Saubot (pjs79ar) y Gaby Serrano (ranchu)       
Prohibida su reproducción parcial o completa sin autorización de los autores